Argentinos X La Musica

Punto De Opinion Sobre NUESTRA MUSICA!

CALAMARO, Tienes Un E-mail.

Posted by Andréloac en 08/06/2009

Correspondencia electrónica completa entre Andrés Calamaro y LA NACION, entre el 4 y el 25 de mayo.

– ¿En la edición deluxe del disco, la caja, trabajaste como una especie de curador de tu propia obra?

-La edición “negra” es el verdadero álbum, yo lo pensé así y lo diseñé así, la versión reducida es un “grandes éxitos” prosaico pero muy bien presentado. Esta es mi primera antología “verdadera”, aunque hay numerosos recopilatorios nunca se me había consultado realmente por la selección, ni por los contenidos gráficos, aunque hay una de Los Rodríguez que la compaginaron Ariel (Rot) y Germán (Vilella), y es muy buena; y acompañé a Cachorro (López) haciendo remezclas y reversiones de unos temas de Los Abuelos de la Nada, sin embargo para este balance solamente consulté a Rafael Arcaute y David Bonilla (para la música) y a Vicente Linares (por los contenidos audiovisuales).

-¿Con qué criterios seleccionaste temas?

-Elegimos entre lo más interesante, lo que mejor sonaba, lo más vanguardista, lo más auténtico, lo más poético… son obras incompletas y sin embargo parece un volumen extenso y lo es… Asimismo es un cofre entretenido y revelador, no está pensado para el paladar de los incondicionales, o “fans”, es una forma dinámica de presentar mi obra contemporánea para los “paladares negros”, hicimos el álbum que a mi me gustaría escuchar, aunque quizás yo lo hubiera volcado hacia un estilo más áspero, con mayor presencia de tracks instrumentales y “noise”.

-¿Qué tipo de necesidad te movió involucrarte en este tipo de edición recopilatoria?

-No tenía ninguna necesidad de hacerlo, pero solo involucrándome podía existir; sencillamente creí que era un buen momento para hacer un balance de mis grabaciones, dentro y fuera de las rutas discográficas.

-En Obras incompletas están todos los Calamaros de la última década, todos tus personajes, reales y ficticios… ¿el álbum fue concebido como una especie de documental?

-En parte sí, hay algunos “perfiles” que apenas si están revisitados, pero hay una interesante variedad, quizá podría haberme concentrado más en mis aventuras “camboyanas” (como me gusta llamar a mis grabaciones en cuatro pistas, casi sin soporte tecnológico); curiosamente existe una porción del público que rechaza sistemáticamente mis grabaciones más vanguardistas, las más “subversivas” y reclama canciones de rock más ortodoxas.

-En esos diez años escribiste mucho… y por lo tanto mucho acerca de la Argentina, desde aquel grito ahora profético de “señor banquero, devuélvame el dinero” de 1997 al comedor piquetero de 2007, pasando por “No tan Buenos Aires”, “El palacio de las flores” y tantas otras… ¿Cuál es la mayor diferencia que encontrás entre la Argentina de hace diez años y la de la actualidad? Pregunta dos bis: ¿Cuál es la mayor diferencia entre aquel Calamaro y éste?

-Sabrá usted entender que, en nuestro país, no tenemos la costumbre de llamar a las cosas por su nombre; estamos acostumbrados a la hipocresía y a la rabia, pero preferimos que nos estallen las arterias antes que llamar a las cosas por su nombre; nadie quiere hablar de putas ni de drogas y así fue siempre… Para mí, sin embargo, la vida es más simple ahora, esa es la mayor diferencia; antes vivía hipotecado a una necesidad permanente de tiempo consumible y empanadas de vigilia.

– ¿Y los Kirchner? Te recuerdo muy entusiasmado en el comienzo de su gobierno (me enviaste una foto junto a la pareja presidencial por entonces).

-Al comienzo de los gobiernos K yo estaba en Madrid y bastante desconectado del panorama electoral, no conocía a Néstor y no tenía noticias de la gestión K en Santa Cruz, sinceramente no tenía idea de qué tenían para ofrecer los candidatos; recordará usted que veníamos del “corralito” y las cacerolas, que habíamos cambiado de presidente como de camisa y que había muchas cosas para solucionar; sin embargo yo prefiero no perder un respeto por la investidura democrática, desde la distancia vi al país reactivarse y mucha gente me mostró su entusiasmo; por motivos existenciales fue que volví a instalarme en mi residencia porteña en 2004, en donde también vivía en diciembre de 2001; mi sensación, tres años después del crack financiero y social, fue que el país tenía motivos para ilusionarse con algo, varios sectores habían reactivado sus actividades con optimismo; me encontré con el país del Malbec y Puerto Madero, se habían subido las jubilaciones ocho veces, también los sueldos de los empleados estatales, se estaba incentivando la investigación científica, Madres de Plaza de Mayo estaban en sintonía con un gobierno que convocaba un principio de acuerdo cultural; para mí, visitar casa de gobierno en democracia es un derecho y un privilegio como ciudadano; por aquel entonces, apenas cinco años atrás, la opinión no era tan antropófaga, no se enseñaba a los niños que un presidente era un monstruo peronista, ahora la opinión pública está muy distorsionada por una corriente laberíntica de decepción que parece orquestada por grupos de pésimos antecedentes.

-¿Y Macri?

-No sé de qué se habla en estos días, le estoy contestando desde Barcelona y acá nadie habla de Mauricio tampoco, acaba de asumir el primer gobierno socialista en el País Vasco. Cuando me fui de Argentina, hace pocas semanas, Macri, estaba equilibrando un frente tripartito de disidentes. Mi relación personal con los sectores políticos es buena y tengo cierta amistad con operadores de todos los sectores; creo que es mi función como individuo cultural, al mismo tiempo rechazo el “patrullaje ideológico”, me desagrada profundamente simplificar demasiado algunas cosas, y “condenar” a las personas por haber formado parte de anteriores gobiernos, o estar comprometidos, incluso sutilmente, con el actual; creo que cada ciudadano tiene que cultivar su propia convicción ideológica, informarse primero y opinar después; pero la realidad suele superar a la ficción; somos como Polémica en el bar pero todos chantas y furiosos.

-Coincidiendo con la salida de Obras incompletas, se cumplieron diez años de la edición de Honestidad brutal… ¿Ese disco marcó un quiebre en tu forma de componer?

-Sinceramente no me consta una forma de componer establecida, ni antes ni después de Honestidad Brutal, lo cierto es que es diferente a Alta Suciedad (mi disco inmediatamente anterior); Honestidad (Brutal) ya no tiene arreglos instrumentales (melodías) y las canciones están escritas en el estudio, la mayoría con estructuras espontáneas y letras prolongadas. Después me volcaría más a la grabación doméstica, a exprimir las mil formas posibles de grabar sin sustento tecnológico, pero con efectos “de piso”, con cambios radicales de “personajes” vocales, desarrollé lo que, en su momento llamé el “dominio de la técnica”, que me ayudó a progresar mucho en la guitarra y en el teclado.

-¿Cómo fue revolver en todo ese material (sonoro y visual) de la época Deep Camboya?

-Bueno… es que no revolvimos “todo”, esta vez nos mantuvimos dentro de materiales que teníamos catalogados, ya habíamos escuchado cada una de las grabaciones “camboyanas” hace unos años, en aquel momento sentí emociones mezcladas, ahora mismo lo escucho con entusiasmo y alegría, casi con euforia; me resulta bastante divertido, creo que son grabaciones con mucho humor y mucha música.

– ¿Cómo van a ser los conciertos del Luna Park?

-Vamos a hacer lo de siempre pero distinto, tenemos un poco de “jam band” y cada recital que hacemos es diferente al anterior, por el momento recién empezamos y ya desprogramamos las fechas en México, por motivos de índole pública, pero ensayamos bien y vamos a hacer cuatro teatros antes de los Luna.

-Los discos y DVD muestran también buena parte de la fauna calamaresca de estos diez años: Pappo, Vilas, Fogliatta, Rot, Nebbia, Vicentico, Cacho Fontana, el Bebe, Enrique Symms, Maradona, Sabina, Escohotado, Bersuit, Jerry González, Niño Josele, Mariano Mores y tantos otros (con toda esta gente ya tenés tu propia portada de Sgt. Pepper?s)…

-Esa fauna no es “calamaresca”! , ya me conformaría con pertenecer a la fauna de ellos, con ser una titilante estrella en el universo de los grandes músicos y personalidades que acaba usted de nombrar. Quizás me expongo demasiado al exhibirme al lado de artistas de semejante envergadura, del inabarcable talento de Diego “el cigala”, Mariano Mores, Jerry González, Juanjo Domínguez y Pappo.

– ¿Cómo conociste a Palito Ortega? ¿Seguís viéndolo? ¿Qué te parece lo que hizo con Charly García?

-Con Ramón nos conocemos por intermedio de la entonces periodista de Página/12 Gabriela Cerruti, que ya había escrito el best seller El Jefe. Ramón siempre me pareció un hombre generoso, con ganas de demostrar que todavía tenía un lugar dentro del mapa musical, por aquel entonces estaba en una transición entre la política y la no política y conmigo fue una persona sensible y un hombre generoso que me abrió las puertas de su casa.

No sé que tratamiento está siguiendo Charly García, pero ésa es responsabilidad del psiquiatra que lo esté tratando, por lo que yo sé, Ramón Ortega le abrió las puertas de su casa y de su familia, fue el aval para que no cumpla con un tratamiento indicado por un juez, creo que lo está conteniendo a niveles humanos y personales, y está haciendo algo más que soportarlo.

No sé si fue oportuno volver a cantar en público, sabiendo el interés caníbal que eso dispara; pero creo que las intensiones de Ramón son puras, además creo que contestó muy bien al reportaje del periódico Perfil y dijo algunas cosas que la opinión pública necesitaba escuchar, en este caso “leer”.

-¿Algunas palabras sobre la posible relación de esta caja (109 canciones) y la era mp3?

-No puedo festejar el download gratuito si no es un acto voluntario por ambas partes, ofrecer un disco gratis es violatorio de la propiedad intelectual y de los derechos de autor, entre otras cosas; una cosa diferente es convidar música a un site de coleccionistas y ofrecer música gratuita de común acuerdo; tampoco creo que Internet sea gratis. Supongo que es otra de las grandes “mentiras del rock”.

-Decías que “la vida es más simple ahora” que diez años atrás… me imagino que algo de eso se debe a la experiencia paterna…

-Bueno, la frase no es mía !!!! pero me gustó como simplifica un tema que para muchos… no sé… Mucha gente se pone muy mística con respecto a los chicos y en realidad es un cambio bastante práctico; además de ser una persona nueva que llega a la familia, todo se reduce y se aumenta a las lindes de tu casa… Siempre supe que no era yo un posible padre hippidélico, me gusta decir que la vida es más simple ahora aunque también sea mas complicada !!!

-Después del encuentro con el Indio arriba de un escenario, ¿piensan continuar con la colaboración artístico-creativa o ya fue, hasta ahí llegaron?

-Yo espero que sí; siempre vamos a ser amigos y compañeros, yo soy un soldado del INDIO y él lo sabe; si quiere estoy para coserle el dobladillo de los pantalones o para tocar el piano… lo que hiciera falta; también voy a estar siempre para juntarnos y reírnos juntos, y ojalá él quiera cristalizar conmigo un proyecto musical, aunque ya me tiene.

-¿Estás componiendo ahora o sólo dedicado a los conciertos? ¿Tenés algo en mente en cuánto a cómo seguir esta etapa de tu vida artística?

-Mi próximo disco… no lo voy a anunciar mucho… Voy a dejar que salga…

-La imagen superexitosa y vendedora post Alta Suciedad (con las chicas gritando incluidas) ¿te empujó un poco a correrte de ese hi-fi que proponías en ese disco hacia lo que iba a terminar en El Salmón?

-El superéxito y el griterío no me parecen motivos para correrse del hi fi, empezamos a grabar Honestidad Brutal por casualidad, no se suponía que estábamos grabando un disco…

– ¿Y el disco de canciones carcelarias?

-Las canciones existen, no se supone que tengan que terminar en un disco siempre; muchas veces pensé en el verdadero sentido de hacer música y canciones; esas canciones las hicimos porque las queríamos hacer, porque pensábamos que valía mucho la pena encontrarnos a escribir y grabar, nunca especulamos con hacer de eso un disco para nadie; ahora las “postales tumberas” van a ser un libro las canciones van a seguir existiendo; supongo que la música no necesita “llegar” mientras exista, la importancia de “la respuesta”, la opinión, convertirse en un objeto público, no debería ser la finalidad de todo.

-¿Podrías elegir cinco discos del rock de acá que te hayan gustado mucho en este período 97-07?

-Sí.

– ¿Escuchaste el disco nuevo de Dylan?

-Sí.

-La historia siempre pareció un tema importante tanto en tu discurso como en tus letras… ¿por qué creés que en los últimos años, especialmente de 2004 para aquí, la historia volvió a tener cierto protagonismo en la sociedad argentina?

-Supongo que fue gracias al concurso de los libros de Piña, de Lanata, de Eloy, de La Patagonia Trágica; Fuimos Soldados… Supongo que a la gente le gusta leer este tipo de libros porque ya sabe el final.

-El sábado también actúan Los Piojos y La Renga… ¿Cómo te llevás con esa camada de músicos de rock de acá, más chicos que vos, que se hicieron grandes popularmente hablando en esta misma década?

-Creo que tenemos una relación muy buena, fraternal, de respeto. Los músicos nos entendemos, compartimos códigos estéticos & sabemos lo que hacemos; no somos “Pomelos”, sin embargo entre el público hay mucha caricatura, especialmente en el gran locutorio opinador, ahora las minorías tienen un espacio miserable desde donde criticar por criticar, para sentirse más fuertes en su “nada” particular, en el anonimato tienen carácter y no son tan feos como en persona!

Algunos se sienten “periodistas” de rock, que es la situación mas “Pomelo” del universo? El público siempre se equivoca menos cuando está en los recitales o escuchando, generosamente, un disco; después intentan, y al pedo, demostrar categoría y un “peso de opinión” que no existe ; son más papistas que el Papa pero no saben dónde queda el Vaticano; en la triste imaginación de la gilada somos todos diferentes y estamos en veredas opuestas, y no es cierto; es patético que cualquiera pueda escribir y leerse en letras de molde, antes había que leer y escuchar para formar una opinión. Volviendo a tu pregunta original, no sé si hay una generación con límites rotundos, los jóvenes no son mucho mas jóvenes que yo, pero sostengo que la relación es afectuosa incluso con aquellos a quienes no tengo el gusto de conocer personalmente, destacaría el afecto con Pity & Intoxicados, mi amistad con Babasónicos y mis proyectos con Nikita Nipone, aunque respeto a todos aquellos que se cuelguen un instrumento y toquen lo mejor que puedan, o lo que tengan ganas? Tenemos mucho en común.

-¿Cuál creés que es tu legado más importante en esta década revisada en el box?

-Supongo que mi legado es todo, o un buen promedio de actitud, resultados musicales, recitales, buenas grabaciones, letras valiosas… Personalmente me brindé a la música y al rock; cuando quise supe renunciar al éxito y al dinero, fui un chico inmaterial y sigo mejorando, aprendí a grabar y a interpretar a la vista de todos, pero este balance (antológico) ya me encuentra más pulido, supongo que mi mejor etapa arranca hace 20 años, que antes solo formaba parte de proyectos notables, que fueron mi escuela como persona y como músico; empecé como todoterreno inmaduro con Raíces & con Los Abuelos, pero hice bastantes otras cosas en calidad de sesionista gauchito, también grabé mis primeros discos y mis primeros featurings.

Nadie sale vivo de aquí es el primer disco que escribo entero y Los Rodríguez son mi doctorado. Después llegarían estos años que intento resumir en este balance de música e imágenes, incluso sabiendo que una obras incompletas siempre prometen próximos capítulos incompletos.

– ¿Cómo recordás a la distancia tu regreso en 2004 al país y, poco a poco, a los escenarios y a la composición?

-Estaba buscando mi destino, llegué y me instalé en mi vivienda porteña dedicado a vivir, digamos que era un Bukowski abstemio. Fue una buena época, pero no encontraba el deseo o la energía para retomar con mis actividades artísticas, pero creéme que sabía como aprovechar el tiempo.

– ¿Te acordás dónde estabas el 20 de diciembre de 2001 y qué pensaste cuando ocurrió lo de la plaza, la gente en las calles y un presidente yéndose en helicóptero?

-Esa noche nació el hijo de un compadre mío, él se vino a casa y escribí una canción dando la bienvenida al niño, nacido el día del argentinazo con un brazo bajo el termo, una canción rioplatense que sirvió, también, para calmar la ansiedad de mi amigo… Las cacerolas en Barrio Norte suenan distintas por el teflón, para mí no fue un orgullo que el pueblo pueda defenestrar a un presidente elegido, sin juicio político, ni más intervención que el caos y el descontento, pero supongo que ahí detrás hay un guión jamás revelado, otro más de los que acompañan los entretelones de nuestra historia sucia.

Ah, no olvides mencionar que hay una versión de John Coltrane, y una canción que se llama “New Zappa”, please…

Saludos patrios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: